lunes, 27 de abril de 2009

Enrabietada violencia contra el prematuro cuenta-cuentos enclaustrado, o lo que es lo mismo, contra la poesía




Sólo existe una deformidad real.
Creada entre papeles: esputo inepto y maloliente
Solo existe una deformidad permanente:
viaja y tiene cita con el psiquiatra.

Pasa el esperpento, la navaja y el teatro
Equipaje: videos, mecheros, ¿cepillo de dientes?
Pasan porros, pasan juicios, la pausa no se detiene.
Moda y arena, así es ella.

Sólo existe una deformidad real.
Creada entre sonrisas: garrapata a sus veinte.
Pasan niños, gimen hombres
Ron en su aliento, así es ella.

Sólo existe una deformidad real.
Voces, gritos, ¿escucha?...,
Mejor no la tientes…
Pasa vacilante y desnuda, ¡será hijaputa!
Pasan tus nauseas, ¡Corderos y serpientes!
Carta y espera, así es ella.

Sólo existe una deformidad real.
Es joven, babea y miente,
Sobre todo miente.
Corre como el miedo, como la sangre de una herida,
Llena los rincones de escritos en el aire,
¡Maldita zorra escondiéndose!,
Traición y silencio, así es ella.

Sólo existe una deformidad real.
Él la chupa extasiado en su infierno,
Y mientras un cráter de hiel golpea el pecho:
Pasa la niña, mujer y asesina.
Sólo existe una deformidad real…
Basura y suerte, así es ella.







No hay comentarios:

Publicar un comentario