sábado, 2 de mayo de 2009

Distorsión de rotos y rotas

Dígame, ¿qué le ocurre?, hace mucho tiempo que no venía usted por aquí, ¿a qué debo esta visita?
Pues la verdad Doctor... no lo se muy bien. Hace un tiempo que no veo las cosas del mismo color, ni de la misma forma que hace unos días.
¿A qué se refiere?, ¿Ve manchas, se marea?
No, no exactamente. El caso es que veo ciertas cosas que acabarán pasando y entiendo las conversaciones de manera muy distinta. He pensado que tal vez tengo de algun modo afectado mi cerebro, o una parte de él no se...
¿Y ha hablado esto con alguien más?
No, por supuesto que no, lo que ocurre es que yo mismo llevo un tiempo poniéndome a prueba cuando quedo con gente o me cuelo en las conversaciones de los autobuses y acabo recibiendo información un tanto inconexa. Le explicaré: Un día iba con mi hermana y escuché una conversación entre una pareja que tenía unas ganas enormes de follar y hasta me sonrojé. Luego lo comenté con mi hermana y según mi hermana y su novio que también venía y habían escuchado la conversación -tenían una voz considerable- resultó, simplemente, que eran dos amigos, que hablaban de la novia de él y de la depresión de ella y que iban a una fiesta a desahogarse las penas mutuas.

¿Qué me dice? Eso, es bastante extraño...
Sisi, ya le digo. Otro caso curioso fue cuando celebramos el cumpleaños de mi amigo Juan. De repente, nos reencontramos todos los amigos del Insitituto, eso era una de las fiestas grandes nuestras y apareció Marta. Marta es la nueva novia de Luis...y bueno...
!Cuente, cuente! ¿Qué ocurrió? Pues que yo no dejaba de oír críticas en su cara a la pobre chica, me ruboricé y les grité que pararan, sin embargo ella sonreía.
No puede ser... qué extraño, ¿Y eso?
Pues eso era lo que no entendía...después Ana me preguntó que que me ocurría, que si esque no me había encantado la nueva adquisición como a todo el mundo. ¿A todo el mundo?, pensé yo...

Y a parte de esas alteraciones en el lenguaje, ¿qué más percibe?
Pues, la verdad, el otro día me contaba un amigo lo mal que estaba desde que le había dejado su novia y la verdad era que sentía una euforia extraña en él, estaba deseando salir de fiesta. Y otra amiga me contaba lo bien que estaba desde que le dió un toque de atención a su novio y este se lo había tomado al pie de la letra, dejándola literalmente; mientras sonreía, notaba el dolor punzante del llanto, de la rabia, de la impotencia de ver que realmente aquel tipo no la queria...

Pues Pablo, no se que decirte, no se si quiera si con una resonancia...¿pero tú por lo demás sigues bien?
Si, por lo demás si, camino bien, como bien, siento más de lo normal, pero bien, creo.
Pues entonces amigo Pablo, no es necesario que te preocupes, a tí lo que te pasa es que por fin estás aceptando el mundo tal y como es...

No hay comentarios:

Publicar un comentario