miércoles, 3 de junio de 2009

30

Nacer y olvidar son dos cosas a las que nadie nos enseña,
estoy segura de que la primera no tendré la suerte de perfeccionarla. En cuanto a la segunda,
dependerá, casi siempre, de un trabajo constante en la balanza y de aquellos gramos que preferimos se lleven ciertas lágrimas.
Nacer y olvidar a veces es lo mismo. Para nacer de nuevo no queda otra que aprender a olvidar...

1 comentario:

  1. Ese es uno de los grandes aprendizajes de la vida. Con el tiempo descubres que olvidar es un poco morir.
    En una ocasión D. Miguel de Unamuno dijo a los periodistas que el estaba ya más muerto que vivo, pues sus recuerdos, sus vivencias, sólo estaban vivos en su memoria, las personas que las habian compartido con él ya hacia algun tiempo que habían ido desapareciendo

    ResponderEliminar