miércoles, 8 de julio de 2009

Piscináticas

Dícese de aquellas lunáticas que sueñan con moreno playa viviendo en el interior del altiplano. Aquellas que no les importa ni la edad, ni la enfermedad cardiovascular, ni la capacidad de nado, ni los problemas con los padres, ni la capacidad de resolución ante piscinas olímpicas y niños a punto del colapso.
Dícese de suicidas con calor que pretenden hacer de una responsabilidad una diversión para enseñarla por la noche junto al tanga al novio de turno, mientras algún alumno de una escuela traga agua innecesariamente, se tropieza innecesariamente, se abre la cabeza innecesariamente o se ahoga mientras se autopropulsan el cáncer con aceite bronceador y novel del malo.
No, no me da la gana y estoy en mi derecho. No quiero ser piscinática ni sufrir por padres ni niños, tengo un límite en mi manía por ponerme morena y un límite en mi método por educar en las escuelas de verano. Claro que lo que yo pretendo es educar, no siempre es lo que otros intentan cada verano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario