domingo, 20 de septiembre de 2009

Ride baby ride



Resultó que no había nacido de un huevo ni de una planta sino de una rueda, creció entre tornillos y equilibrando platos. Se hizo hueco en una caja con un limitado conocimiento del lenguaje humano. Se curtió con montañas y escasa agua y sobrevivió, por suerte, a rotondas malditas. No aprendió pragmática sensorial pero, un día abrió los ojos y adoptó forma humana en un podium. El único defecto y no suyo: habérsele prohibido participar en un país cercano...probablemente allí, hubiera pegado otro estirón en lo más alto.

Hoy su día...



1 comentario: