martes, 17 de noviembre de 2009

Ci- même

La vida pasa a la deriva por el escaparate. En realidad, no hay nada que temer, porque todo está cortado pulcramente en lonchitas y envuelto en celofán … . En realidad, no hay nada que temer, porque todo está cortado pulcramente en lonchitas y envuelto en celofán … El hombre no es ni siquiera capaz de destruirse a sí mismo; de lo único que es capaz es de destruir a los demás. Henry Miller. Trópico de Capricornio.




Como lo diría...¿podría? Pues podría, muy bien podría haberte dicho la verdad y después clavar un palo en la tierra y lanzarte piedras con aquel tirachinas de tu abuelo. No, no te engañes porque aun no has contado demasiado ni suficiente asi que, más te valdría sentarte a escuchar un par de gilipoyeces y saltar de ira, pegar cuatro gritos y después hablarme como todo ser humano merece, tal vez un ser humano con una muela menos, si, pero ser humano a fin de cuentas. Me preguntas cuanto tiempo queda para que deje de hacer calor y sin embargo, ella te manda de vuelta a una exposición que rumba solo con el sonido de sus tacones horteras. Podrías, podrías haberme pedido el favor de frente y no haber nombrado la palabra favor cuando ambos sabemos que se trata de un negocio, ¿qué mejor negocio que el pedir favores a cambio de conseguir dinero por favores?

No se han cansado de escuchar tu cancion y ahora decides que lo tuyo no es la música sino el baile y, mira por donde que me tocas los huevos, a pesar de tu novia preciosa y de tu rollo. Dicen, dices, que te has declarado en estado de sitio y ahora decides volverte loco, tirarte pedos mirándonos a la cara y después, postrándote ante la limpiadora, le has pedido que folle contigo, que te sea infiel y que te humille periódicamente. Por supuesto que el tío de los periódicos es tu nuevo guía espiritual. Ayudar, dices, a los demás, demás que por cierto no han olvidado que sigues deviéndoles lo suyo y que acribillan cada noche a tu hermano con pastillas adulteradas amarillas. Pero no importa, dejemos que la piel se desgarre solita y parte por parte.

Podrías haberte subido a un tren o a un avión y haberle devuelto las gafas de naúfrago que en más de una ocasión se dejó en tu habitación, haberle engañado la noche de antes y dejado alguna buena esperanza en la funda de los cds con los cortos de los que tanto te había hablado. El mar está estupendo y El Carmen y alguna que otra peli alemana sobre rusia, pero claro, en lugar de mucho mar, mucho bloddy mary y mucho cuento podrías haberte cortado algún que otro trozo de tu lengua.

Podrías, podrías haber considerado la opción de no dejarte los rizos o de no haberle presentado tus vaqueros rosas para que se enamorara de tí, te pidiera quedaros el verano juntos y tu le escribieras una carta de tres personajes para decirle simplemente que no te importaba un cojón, ni siquiera dos, solo uno. En más de una ocasión se quedó dormida observando unos agujeros sospechosos en tus innumerables camisetas de propaganda blancas pero, no veía el mundo a través de ellas. Un día al asomarse a uno de esos agujeros siniestros, un enano cabezón le dijo que se largase o en su defecto que pagase el precio por tu narcisimo. Podrías habier sido simplemente feliz o enano o jorobado o digno, pero simplemente eras.

Podrías, simplemente podrías haber dejado de mirar a la derecha y fijarte que alguien te abrazaba desde la izquierda, que la lengua de lo desconocido siempre moja más que la que ha sido desgastada y por supuesto podrías bien haber utilizado un fijador bajo los vaqueros desteñidos borrachos de coños insulsos incapaces de pronunciar las consonantes completas de una palabra que casi nunca acaba en vocal ni con la puta boca abierta. Podrías simplemente haber buscado en el diccionario una palabra como digno o digna o como valentía y aprender que redactar no es suficiente para afrontar el hoy y el mañana.

Es hipotético,digamos querer tal vez respetar, saludos y gracias por la visita, como cierre ya saben: las cosas hipotéticas del pasado, después nunca pueden transformarse debido a su improbabilidad o irrealidad o simplemente porque no se le da la gana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario