domingo, 10 de enero de 2010

Il Sangue

I...Too drunk to fuck
Nube agria viajando cerca de un órgano cansado,
tozuda y grasienta, líquida y violenta condensas tus cabidades,
empujas sin que te vean un oxígeno para los que jamás hemos respirado.
Vaga marea, mueves con tu mirada el dolor en una canción.
Con el alma en recorrido, roja me has llamado, roja, dicen, eres bautizada.
Cuerda floja que amarras el abandono y la demencia, embaucado y oprimida,
¿quién se engaña bajo el ácido?, ¿a quién escondes bajo la lava?
Zambullida tozuda, despiertas la risa angustiada, el ritmo perdido.
Escandalosa, turbulenta me amenazas, ¿por qué?
ni tu ni yo seremos jamás,
demasiado dulces.
P.J.H


II...It must be happy
La sangre goteaba por la nariz, de un color negro, espeso; como el vino con coca-cola que bebía, pero espesado con azucar o harina de maíz. Chocaba contra el suelo dibujando círculos imperfectos y pequeñas circunferencias anejas al salpicar contra el también negro asfalto. Mientras todos los presents buscaban pañuelos o algún trapo para tapar la hemorragia, él seguía allí, cabeza abajo, chorreando sangre, manchando su sudadera, dejando círculos sangrientos en sus deportivas. Tras el pelo que cubría sus orejas oía las risas, alguien bebía la sangre de un cartón marrón. ¿cómo explicar aquel espectáculo? Nadie comprendería el ritmo de unas gotas derramadas de su nariz. Nadie salvo él, que rompió a sangrar cuando ella marchaba a lo lejos.
D. Illana Conde


No hay comentarios:

Publicar un comentario