domingo, 24 de enero de 2010

My Foster child

¿Si te doy la mano me muerdes?
Si lo hiciera, no te enterarías...
Pues entonces, dejaré la puerta abierta, no me importa.
Da igual, aunque quiera entrar con lo que tienes colgado no puedo.
Bien, pues solo rondaremos un parque y una cocina, si te parece bien.
Claro y no me pidas cervezas, no puedo hablar demasiado.
Claro, solo zumo de naranja cuando enfermes y olor a coles de Bruselas.
¿Cuándo dices que me necesitas?
Cuándo vaya al aeropuerto y tal vez lo hice cuando el mundo dejó de girar.
No digas tonterías...¿quieres un bombón?
Bien, mejor con licor... ¿por qué he de ejercer de padre, no quiero...?
Pues no es una obligación, quedándote a ese lado de la puerta ya lo has elegido. Recuerda que no te gusta ninguno de los tipos que traigo entre semana.
Ninguno podría gustarme...
¿Por qué? los charcos están cansados de que los atraviese de madrugada, pocos contigo. Luego abres la puerta y te enfadas, también podrías haber saltado conmigo.
El último charco no fue fácil...deshacer la cama tampoco.
Me duele la cabeza, nos vemos en la cena....
Deberías beber menos, ¿vienes al cine?
Seguro. Y tu deberías beber algo más.
Basta. Still wässer sind tief.
Claro...cómo olvidarlo.
¿Te despierto a las siete?
Hazlo cuando quieras, no deja de ser un rito incestuoso.
My foster child...the fear sometimes is really strong.



No hay comentarios:

Publicar un comentario