viernes, 12 de febrero de 2010

Cérise

No sabe madre que me duelen los dientes y yo intento disimular mientras mastico alguna de sus galletas, quiere que las coja todas, que me las coma todas y después, recoja las miguitas de la mesa. Detesta las migajas casi tanto como los lamentos, asíque los escondemos las dos cada noche bajo las sábanas. A veces Tia Pouline nos acerca algunas revistas con diseños de moda y nos cuenta la ilusión que le hace ese tipo de manicura que ha visto que se hacen las austriacas, yo sonrío con cuidado porque me duelen mucho los dientes. Mamá le ha preparado el arreglo de su falda y también los cojines, dice que tardará dos semanas en pagarnos, se marcha por la puerta y de repente, todo el cuartito huele a un perfume muy caro. Mama sabe mucho de todo, pero apenas habla, hace tiempo enseñaba a leer y a escribir en casa, pero ya no tenemos apenas libros y ella casi siempre está cansada. Tose y rompe telas para hacer vestidos, son preciosos... yo sólo tengo uno. Estoy segura de que padre vigila, pero no sé desde donde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario