sábado, 12 de junio de 2010

Mirror's Image

La maldad nace de la supresión hipócrita del gozo
Una cucaracha recorre el jardín húmedo
de mi chambre y circula por entre las botellas
vacías:
la miro a los ojos y veo tus dos ojos
azules, madre mía.
Y cantas, cantas por las noches parecida a la locura,
velas
con tu maldición para que no me caiga dormido,
para que no me olvide
y esté despierto para siempre frente a tus
dos ojos
azules, madre mía.

"Poesía" 1970 - 1985".
Leopoldo María Panero.



Mientras caminábamos perdió un diente y después una muela, -por los huecos ahora brindan sus mentiras-, sonreía extraño y dejó de sangrar al poco. Después en la terraza, cogío una jarra y recitó la cita del día impreganda de "yoismo" magistral, -nada mundano porque resulta vulgar -, mientras tanto, consagra el riñón podrido a la cuenta y parte del pancreas a las admiradoras que no lo aman. Tosía y apuntó categóricamente el bien y el mal de tus grupos, -tose mucho cuando está nervioso, sobre todo al despertar, tiene bronquios si, probablemente cobardes y traidores como su lengua, -de ahí que se asusten cuando han de funcionar-, pero son míos o eso decía-.También las orejas que tiene bien regadas de alagos mascullan deseos, probablemente inciertos. ¿Escuchas los pitidos?, le arrancaron un pulmón, bueno, lo hizo como promesa y ahora da igual que mientras trabaja, haga pausas para sodomizar su masculinidad en el retrete ensayando la pose frente al espejo. Ha masticado hierva y apostado el 80% de su capacidad auditiva esperando bajo el altavoz de ella y a veces de él. Escucha cuando está contento, cuando no, omite el esfuerzo a su anómalo 15% de corazón restante. Corazón que no deja de pedirle que recoga la dignidad del lavado en seco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario