jueves, 29 de julio de 2010

Explícame

Fin del ciclo
Las hojas caídas obstruyen el camino.
Imagino que soy el que no soy.
Aquí me estoy muy quieto.
Procuro no moverme
y ocupar el mínimo espacio.
Como si ya no estuviese allí.
El silencio es el original,
las palabras son la copia.
JOAN BROSSA


martes, 27 de julio de 2010

Le Temps Perdu III

Encontrar el todo en el presente, sin esperas ni recuerdos pues, bien sabe la flor que se cerrará al caer la tarde. Construir el puzzle de 99 piezas y observar los huecos,recordando cada aguja, cada pinchazo,borrar tatuajes del tiempo y avanzar...






Le temps perdu II





Como el viento de poniente arastra con fuerza los pasos, lo escrito. Como la lluvia de tormenta ante lo inmóvil maneja y corrompe. Uno tras otro, por encima, dejarán al descubierto los escollos a su paso, arrancando con cada pisada la certeza del tiempo, mostrando indemnes las mentiras.

lunes, 26 de julio de 2010

Le Temps perdu I



Un día, sus ojos dejaron de ser verdes y adoptaron un extraño color púrpura, a día de hoy nadie sabe que color tienen.

Breve apunte de un genio

(...) ¿Será que ver de cerca a los genios les hace perder interés y los desmitifica?, ¿Es el genio, como insisten algunos, una persona insoportablemente normal en la vida cotidiana? ¿Se puede ser genial todo el rato?/ Como es bien sabido, tendemos a no valorar lo que tenemos en casa(...) Dietario voluble. Enrique Vila-Matas.




Ernesto Guni siempre prefirió llevar los bolsillos por fuera. Cuando se encontró a la temprana edad de 12 años con Don Patricio, éste ya sabía cuán estraño podría llegar a ser el destino de aquel ejemplar. Con frenillo y terrones de azucar entre los dientes, caminaba como si escuchara voces graves y repentinas a su paso, disimulando entre los vecinos. Pálido, desgarbado, flaco por costumbre, prefirió siempre la tranquilidad de las piedras y el sonido del arroyo al estruendoso momento de corrillo en la Cuesta Ponti, al caer la noche. Sus vecinos, sin dientes y sin piedad, adquirieron la entretenida costumbre de lamentarse ante su madre, -pobre, quizás no oiga bien-, -quizás nació retrasado, qué se le va hacer-, -!que lástima señora Antonia!-...


En cierta ocasión, cuando ya habían pasado los años y Guni sólo parecía un lejano recuerdo en el pueblo y en los periódicos, Don Patricio afirmaba: hirguiéndose más que de costumbre que, - casi nunca se ve la luciérnaga brillar cuando se está pendiente de las picaduras de mosquito-.


viernes, 16 de julio de 2010

Ja no et sentiré després

(...)Degota més a prop:aquí,
on cap silenci no s'esberla,
on el silenci en si s'emperla,
on rebo de cara al morir.
Refiladissa al vent, ferida,
per tanta música esbandida
que t'endolceixes més i més,
per tant de mots no dits encara,
el temple mut habita'm ara,
que ja no et sentiré després!
Escoltant. Pere Gimferrer



¿Y si lo han hecho?. ¿Y si lo han hecho y aún estamos tú y yo aún lado de la frontera sin saber que no podemos pasar la zanja que no vemos? Porque, por mucho que no haya luz, que no haya tiempo, ni quede dinero, que exista una medida inconcreta como los kilómetros, el viento sigue siendo el mismo y las órdenes a las que tu y yo debemos cuentas, siguen siendo enemigas en uno y otro lado de aquesta marca imaginaria.
¿Y si por un momento hubieras aprendido mi idioma y yo lo hubiera, repentinamente, olvidado? ¿Quién se miraría al espejo decubriendo un fantasma al otro lado de la pared o un cáncer en la garganta enfurecida que grita, que te grita porque te odia pero no es capaz de fulminarte con una granada? Han pasado diveros coches y faros y sin embargo, enfrentados en los matorrales permanecemos sin vencer ni ser vencidos.
¿Y si, y si ya no quedan y sis, ni periodos hipotéticos y se hace de día y descubro en frente, tembloroso y gusano, al enemigo traidor en el rostro de aquel cabo que no supo responder a mi pregunta mientras le daba lecciones de munición?