miércoles, 25 de agosto de 2010

Le temps perdu IV


Tranquilo pues, sus pies caminarán siempre hacia delante. Las piedras y los vidrios han de doler para saber que no es seguro el paso que damos pero, que somos lo suficientemente valientes como para seguir andando a pesar de los antiguos cortes y rasguños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario