lunes, 27 de septiembre de 2010

Maletas



No sabríamos porqué el horizonte existe ni porqué la luna es luna si alguna vez no hubieramos levantado la mirada del suelo; en este caso, como la vida, no la conoceríamos sin aprender a volar y a batir con fuerza las alas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario