lunes, 22 de noviembre de 2010

Cómo muere un mejillón?


Coger un cuchillo, limpiar, quitar las marcas de vida más allá de uno mismo y lanzarlos a la olla. Esperar que hierva la nada, que surja el agua como la vida de dónde apenas queda; y ver brotar los borbotones de saber con pequeñas notas agrias. Una vez terminado, basta un cuenco para saber la diferencia entre la vida y la muerte... La lucha no es siempre entre iguales.




White Lies. Death.

No hay comentarios:

Publicar un comentario