lunes, 22 de noviembre de 2010

Paraisos perdidos

De pronto aprendes ciertas cosas: sol no es luz, no es sur, ni buen humor. Nos encoge de pronto el cuerpo hasta la infancia, dejando abandonados los recuerdos sin luz: ciegos en callejones y en tumultos de conciertos, entre besos, cines, ignorando la lluvia... Sin embargo, el llanto del sol es otro: no importa cuántas hojas, cuántas bufandas o cuántas calderas y estupideces podamos insultarle. Es así. Sol es a fín de cuentas calor.




I. Ferreiro. Picnic Extraterrestre. Paraisos Perdidos.

2 comentarios:

  1. me gustan el texto y la canción :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ane, a me mi suelen gustar muxo tus poemas!!saludos!!

    ResponderEliminar