domingo, 7 de noviembre de 2010

Rodar desde la palabra primera



Rodar desde la primera palabra hasta el último descuido entre abrazos y bostezos, del sueño feliz al aburrimiento, entre detalles y alarmas naturales, entre la ráfaga arterial y la coronación de la cumbre. Rodar en luces y sombras bajo un único esfuerzo físico.

1 comentario:

  1. ...como hacen el Cielo y la Tierra. La totalidad expresada en la línea curva, decidida, generosa, oscura, creadora, incendiaria, asombrosa... de lo femenino. El abrazo redondo, besarse alrededor, jugar rodeando, rodar en comunión, como hacen la Luna y el Sol. La danza de cualquier origen, causa de cualesquiera consumaciones. Vivimos rodando, como un uróboros fanfarrón.

    ResponderEliminar