sábado, 11 de diciembre de 2010

Irena



Irena, Irena. Tan duro como ser fuego ante el agua, amar al miedo. Irena, Irena ser pantera no siempre es suficiente para no perder al niño que busca protegerse, que no te quiere, que sólo ama la seguridad. Pobre Irena, luchar por alguien que te culpa por no querterte, que nunca te quiso ni nunca sabría hacerlo. Nunca fue Alice el problema, -debería nunca haberlo sido-, de la incapacidad de un San Juan que es incapaz de atravesarte, de tocarte, de comprenderte. No valía la pena morir, no valía la pena llorar, ni sangrar, ni mucho menos morir. Pobre Irena, víctima del complejo de Edipo de un ser rectilíneo. Irena, Irena, no mueras más... busca simplemente al león o al guepardo.


1 comentario:

  1. Perdió la "S" y se transformó en pantera. ¿Habráse visto mayor inconformismo que el de Irena?

    ResponderEliminar