sábado, 22 de enero de 2011

Galgos



Con la vitalidad del que permanece ágil sin apenas nada que llevarse a la boca. Con la elegancia del que sonríe cuando la vida le ha abandonado y tantas veces golpeado. Con la paciencia del que se presupone buen cazador: de sueños, de historias, de errores. Valiente porte de una imagen que lleva implícito su propio castigo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario