lunes, 24 de enero de 2011

Mirar

Enfrentarse, mirar para dentro. El reflejo está ahí pero sigue siendo un ente aparte que se estrecha y se ensancha sin motivo aparente. Uno frente a otro, la imagen del que pudiera ser diluida en paredes, suelos y gotas de agua y la imagen que es, ahora asustadiza encerrada y muda.... No obstante, me dices, ahora hay que mirar para fuera... alrededor, escupir las excusas y caminar, hacer aquello de lo que desconfiamos para lograr vencerlo, caminar empujando... Y mañana podré responderte, decir entonces que no claudiqué y llegué por fin a la hora estimada y ocupé mi asiento correspondiente del tren...


1 comentario: