domingo, 16 de enero de 2011

Re-correr





Entregó pues la carta al viento. No tuvo noticias; la lluvia no cesaba. Un día despertó. Al siguiente caminó tembloros@ de recibir la respuesta caida del cielo. Meses más tarde era sólo granizo lo que arrivaba en su nombre. Por fin un día, enredada en el buzón de abajo obtuvo la respuesta... No era más que su propia carta devuelta.

1 comentario: