miércoles, 9 de marzo de 2011

Entendamos pues que la luz puede ser amarilla, blanca, azul o naranja pero nunca turbia o atronadora. Entendamos pues que la lluvia puede ser débil o en forma de granizo pero nunca punzante o destructora, -sólo en palabras de soñadores o ilusos-. Entendamos pues, que las manos pueden ser pequeñas o grandes pero nunca nos harán volar. Entendamos finalmente, que los pies pueden ser planos o con corvatura estándar pero nunca serán capaces de hacernos respirar por muy lejos que andemos para alcanzar oxígeno, pues eso, sólamente atañe a nuestros pulmones y sobre todo, a nuestro corazón...

2 comentarios:

  1. El vino puede solucionar todo ésto.

    ResponderEliminar
  2. Ja,jajaja...si y otras sustancias pero amos...no pretendía llegar a ese punto en concreto...jejeje

    ResponderEliminar