jueves, 28 de abril de 2011

Brazos en cruz

Se sentó junto a él para explicarle las retenciones de la seguridad social, explicarle las facturas pendientes y las últimas llamadas relacionadas con la hipoteca. Apenas se miraban. Él le enseñó el último pago de los seguros del coche y de la casa. Cómo el que no sabe usar las manos, entrecruzaron un abrazo moribundo. Después sorbieron las últimas gotas del café, recogieron las migajas y ella arrancó sus ropas del armario que ya no le pertenecía...




No hay comentarios:

Publicar un comentario