jueves, 28 de abril de 2011

Y si en lugar del granizo, de la tormenta y el estruendo, sintiésemos sólo las ligeras gotas en la frente, en el cuerpo, si sólamente sintiésemos que no duele, pero limpia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario