lunes, 30 de mayo de 2011

Don't think twice, It's alright

(...) I'm walkin' down that long, lonesome road, babe
Where I'm bound, I can't tell
But goodbye's too good a word, gal
So I'll just say fare thee well
I ain't sayin' you treated me unkind
You could have done better but I don't mind
You just kinda wasted my precious time
But don't think twice, it's all right (...)
Bob Dylan.

Los balcones se cierran de día para golpearse con la brisa de noche, la luna mira y entretiene el alma, quizás a veces, cuando el corazón duerme... Los niños juegan de día mientras lloran de noche, los hombres se consumen de día y también lloran de noche: entre las sábanas, las cervezas o las grandes obras de arte. La luces y las calles amarillas enmarcan la postal que permanecerá para tí el próximo año. Extraños nombres adornan los muros de todas tus ciudades, sus ciudades, las de aquellos que un día exisitieron y serán. Las fuentes mojan aquellas láminas de acero que algún transeunte guardó en su camisa, las mismas que habrán de ser hoy láminas de hielo en cualquier nevera. Los pájaros caidos y los que aprendieron a volar regresan a la copa, cualquier copa altiva, como el ego encontrado y repuesto, entre golpes de hogares que habrán de ser para tí o por tí derruidos. Pero todo esta bien, cariño, no lo pienses más, todo está bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario