martes, 31 de mayo de 2011

Kronos

Es cierto, brilla y sabe perfectamente cuando dar la mano y cuando destrozar las proposiciones y sus propósitos. Sabe hablar en lenguas muertas y a veces me habla de Galaxias que desconozco pero en las que un día estuvo presente. Nada siempre con los ojos abiertos en la playa y en la piscina, no quiere perderse nada, dice. No toca la guitarra pero le encanta oir acordes que desconoce cómo se llaman. Si va de compras, se enfada y si no va, se aburre. A veces, cuando lo recojo, me lo encuentro en el banco de la iglesia San Miguel con extraños crucigramas entre las manos, casi nunca los hace pero, es de la opinión que siempre hay que tener algo entre las manos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario