lunes, 16 de mayo de 2011

También los árboles

También los árboles se buscan en esta época. Dejándose vencer por las pequeñas brisas, mueven sus ramas, sus pequeños brazos buscando el contácto, dejándose mecer por los deseos del cielo y por los propios casi siempre inmóviles por imposición. Viran sin rumbo exacto, chocando entre sí, riendo entre el sonido de los pájaros, siendo. También ellos saludan desde el balcón aununciando una nueva época, un nuevo atardecer.

2 comentarios:

  1. Arrebátame, amor, águila esquiva,
    mátame a desgarrón y a dentellada,
    que tengo ya la queja amordazada
    y entre tus garras la intención cautiva.

    No finjas más, no ocultes la excesiva
    hambre de mí que te arde en la mirada.
    No gires más la faz desmemoriada
    y muerde de una vez la carne viva.

    Batir tu vuelo siento impenetrable,
    en retirada siempre y al acecho.
    Tu sed eterna y ágil desafío.

    Pues que eres al olvido invulnerable,
    vulnérame ya, amor, deshazme el pecho
    y anida en él, demonio y ángel mío.

    Antonio Gala.

    ResponderEliminar
  2. Explorando Lilliput28 de mayo de 2011, 19:28

    Precioso Puri, yo tengo un árbol cuyas ramas se inclinan hacia mi ventana cargadfas de hojas y de esperanzas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar