lunes, 27 de junio de 2011

La penúltima pesadilla

Aún así no es tan sencillo como viajar en ascensor. No es tan sencillo como saborear un helado en una calurosa tarde de junio. No es tan sencillo como pelar una patata ni como regar una maceta, pero es sencillo. Lo dicen todos aquellos que lo tienen, que lo han recibido y además les ha sentado bien. No hay que aprender manuales, ni entender de libros ni de filosofía, ni analizar la culpa ni la desmotivación, tampoco descargar los sueños en el otro, aquellos que especialmente no se tienen agallas para cumplir; por supuesto que no es necesario contar los billetes en la cartera ni analizar la cuenta bancaria por más de mil reproches absurdos que tampoco deberían tenerse en cuenta. Pero cómo podría explicarlo yo que sólo siento agujas dónde debería latir.

2 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=WZ1hVTWOxv8

    ResponderEliminar
  2. No todo es música cuando se trata de bailar

    http://www.youtube.com/watch?v=VptJmxbKrKI&feature=related

    un saludo

    ResponderEliminar