lunes, 25 de julio de 2011

Bath-grave

El tiburón lucho hasta su último aliento para romper el arpón y seguir con vida. Al salir de la bañera, lo secó con sus propias manos, lo meció y en un sueño permanente lo acurrucó con sus manos el pescador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario