martes, 26 de julio de 2011

Jinete

Y si, es cierto que no es discípulo ni aprendiz y no cayó la palabra, ni el desafio en los ojos, ni la voz en un caballo abatido con un corazón apunto de hablar. Cuando la razón es sombra en luz y el patrón es insensato, ha de ser el amor un serio incordio postrado en disimulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario