jueves, 28 de julio de 2011

Única revelación

Uno tras otro pasarán los hierros, los pasos, los ruidos, los discos y las cartas. La cobardía perderá el uso y el nombre y también el escaso sentido. Pasará el momento de negar, de sufrir, de entristecer y de odiar. Hay algo sin embargo que no pasará, no podrá, será la culpa: su imbecilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario