jueves, 28 de julio de 2011

Unica

Aún queda una única cosa antes de convencerla: lanzar al aire las llamas para que de algún modo se aviven mientras caen soberbias sobre la fuente ; y se deshagan en esa nada que tienes por nombre. No lo sabe pero, la suerte observa escondida en una esquina.

1 comentario: