viernes, 19 de agosto de 2011

Manège o debido a


Fotos: P.J.H

Debido a, ya que, y en cambio, a pesar de.
Qué hubiera ocurrido si la mano, el pie,
a un paso, por un pelo,
por casualidad,
¡Ah, estás? ¿Directamente de un momento todavía entreabierto?
¿La red tenía un solo punto, y tú a través de ese punto?
No dejo de asombrarme, de quedarme sin habla.
Escucha
cuán rápido me late tu corazón.
De "Si acaso" 1978 Versión de Abel A. Murcia
Wislawa Szymborska.

Lo dicen sin querer: lo que fue no compartió favores ni fue un regalo comprado para raptar letras, celos, musas o luces, tampoco supo engañar a los ojos, ni siquiera a la memoria. Simplementente, como un cigarro entre los dedos consumido por el viento y no por las bocas, como aquella fruta que cada vez más madura permanece en la despensa; simplemente, por el hecho de estar, conservan entonces las oxidadas partes de un reloj de cuerda con pilas que alguien perdió o rompió sin querer o rompió queriendo con la locura puesta en las entrañas; la muñeca que sin piernas se arrastra, el coche que sin puertas sigue pisando al máximo el acelerador y ninguno abandona jamás su lugar hasta que el cubo de basura o el baúl se adueñe de ellos y dejen de pulular reclamando lo que fueron. Mosquitos y despertadores se agolpan entre tornillos y estructuras girando en una dirección lenta de destino fácil con melodía de sueño, música de terror, música hipnótica, música que no hace falta saber o querer entonar porque sólamente ha de sonar. Fracturas de subir antes, girar antes y mirar después sin querer mirar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario