miércoles, 10 de agosto de 2011

Nahigabe

No es de noche para asesinarla,
ni de día para esconderla en el cuarto de atrás,
-en mitad de lo atemporal sin luz ni sombra-,
es el momento de dejarla estar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario