lunes, 31 de octubre de 2011

4 Patas Jumilla comunicado en contra de los ignorantes culturetas

"La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que son tratados sus animales" Yo en este caso añado la grandeza de un pueblo como el de Jumilla. Y a aquellos que se denominan defensores de la cultura sin cuidar a los seres que les rodean, son en verdad bastante más incultos, ignorantes y pobres de lo que creen. P. J. H

La Asociación para la protección y defensa de animales y plantas (APAP) 4 Patas Jumilla no pensaba responder a las personas, grupos políticos y colectivos que han utilizado los 12.000 euros prometidos por el Ayuntamiento en 2012 para ayudar a los gastos del Albergue Municipal de Animales Abandonados para realizar comparaciones, en nuestra opinión, desacertadas.

Pero nos duele y nos entristece ver como se falta al respeto, primero, de los animales de la calle y, segundo, de los voluntarios y socios que hay detrás de nuestras siglas. Ya es suficientemente triste comprobar todos los días hasta donde puede llegar, y sin que sea perseguida, la crueldad humana (galgos ahorcados de árboles, perros con las patas cortadas con sierra, cachorros muertos ahogados en bolsas de basura, animales agonizando en las carreteras), como para sumar a esa tristeza la de ser utilizados y mezclados con guerras de intereses puramente económicos y políticos que, les aseguro, no son las nuestras.

Quien piense que lo nuestro es una afición, algo que nos divierte hacer en nuestro tiempo libre, se equivoca taxativamente. Somos un grupo de ciudadanos que asume libremente la responsabilidad que corresponde a la Administración Pública.

A quien le parezca que el dinero de nuestro convenio no es una prioridad le preguntaría qué precio tiene salvar una vida… ¿y las 400 que se han salvado en lo que va de año?. Porque recuerdo que en Jumilla no hace muchos años se encerraba a los perros en jaulas diminutas (todavía se pueden ver en la caseta que hay a pocos metros del albergue) y se les mataba con carne envenenada. Años después, una empresa privada se los llevaba de Jumilla para matarlos. ¿Su culpa? Haber caído en manos de un humano irresponsable. No vamos a permitir, con convenio o sin él, que la crueldad se respire en nuestro pueblo tan alegremente.

Informar también de que el dinero que aporta el Ayuntamiento de Jumilla es mucho menor que en años anteriores y que 12.000 euros son una mínima ayuda que está muy lejos de cubrir todos los gastos que conlleva mantener un albergue de las características del de Jumilla. Como datos, destacar que en 2010 la asociación asumió gastos por valor de 19.307’94 euros y, en lo que ha transcurrido de 2011, 16.782’81 euros. Ese dinero no ha salido de otro sitio que del centenar de ciudadanos que son socios de la protectora y de los bolsillos de sus voluntarios, colaboradores y personas anónimas que consideran que la defensa de los derechos de los animales sí es una prioridad.

Tampoco sería cuantificable las horas de trabajo que los voluntarios dedican a un servicio que es municipal, de todos. Desde que el albergue abrió sus puertas en diciembre de 2009 ha habido voluntarios trabajando por la mañana y por la tarde. Las vacaciones del trabajador municipal no son cubiertas por ningún otro operario, tampoco los fines de semana y los días festivos. Y los voluntarios son personas con trabajo, familia y responsabilidades a las que renuncian un día sí y otro también para solucionar el problema que otros generan con su irresponsabilidad y falta de respeto, el mismo respeto que hoy pedimos.

No puedes decir que respetas a la asociación o a los animales y luego utilizarnos para realizar comparaciones. Nosotros no nos comparamos con nadie, porque las comparaciones, como bien se sabe, son odiosas. Las personas que nos respetan se han interesado por visitar el albergue alguna vez y entender lo que hacemos. Y nadie de los que ahora están jugando y frivolizando con el alimento de animales que solo tienen el albergue o la muerte nos ha preguntado nunca por lo que hacemos.

Podrían visitarnos un día, mirar un animal enfermo a la cara y decirle que su sufrimiento no es prioritario, que hay personas importantes que merecen homenajes, que los humanos necesitan actividades en su vida que tiene que pagar el Ayuntamiento, que hay que organizar festejos y actos de culto porque, además, generan riqueza. ¿Qué cultura o riqueza puede tener un pueblo que deja morir a sus animales?.

Sirvan estas palabras también como agradecimiento sincero a todas las personas que a fecha de hoy mantienen intacto el sueño de vivir en una sociedad más justa para todos. Y ese sueño no es otro que la disolución de la asociación lo antes posible, porque significará que las Administraciones Públicas han asumido su responsabilidad y los humanos, su presupuesta humanidad.

Irene Santos Morales
Presidenta de la Asociación para la Protección y Defensa de Animales y Plantas (APAP) 4 Patas Jumilla

1 comentario:

  1. Es mucho más importante hacer homenajes y paripés que ayudar a quien realmente lo necesita. Asco de prioridades!
    Laly

    ResponderEliminar