lunes, 31 de octubre de 2011

Envido

Con ochenta y cuatro años el jugador lo único que había perdido era tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario