viernes, 21 de octubre de 2011

Medea

Danza sin fuerza sobre mi cabeza y sin silencios,
Levanta los brazos adornando círculos, rompiendo muertos con sus manos.
Una pierna y un salto, una carrera y dos lazos, un mundo y un dado.
Un alto, un giro y después la pirueta, la sangre que brota ya no es fresca...
Medea, medea, huye de mí Medea!.

Magia y sincronía temen airosos guerreros,
- o turbios cobardes de frente yerma -, sólo pérfidos enanos...
 Labios de papel, piernas de tijera, uñas de gato.
Inteligente bruja que crece terca, violenta la lengua y estirpa el beso.
Medea, medea, ¿quién fue Jasón sino una marioneta?
Tu hijo espera: rey sin tierra; eres vieja.
Escúpe tus palabras en cera, rompe su mar, insulta el kaos...
arranca sus manos y alimenta después poco a poco a sus hienas,
cósele las sienes y alza tu argucia.
Un paso atrás, he ahí la tuerca.
Medea, medea...yo soy tú...
¿Tú quién eres Medea?

No hay comentarios:

Publicar un comentario