jueves, 10 de noviembre de 2011

La Gent normal

Pues está claro: sólo hay que meter el helado en el café y batirlo con las pizzas de un único sabor y tres condimentos; después, bien horneadas, darán lugar a una ventana en Portugal. Y si el sillón se recubre de sábanas de franela y el baño -con vapor- es capaz de crear frases románticas de guión no habrá nada malo en desarrollar cierto tipo de bipolaridad anímica. Es -según explican los expertos-, el mismo tipo de cura para la misma escasez o ausencia. La misma patología de deshaucio en las retinas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario