viernes, 4 de noviembre de 2011

No todos somos de papel...

Se despertó arrugada. Las manos en blanco y negro y la cabeza llena de párrafos. Se dobló hacia la esquina para reunirse con la mesa del escritorio. Dos editoriales después, un artículo de opinión y la noticia local destacada fueron la mejor incineración para un certero reciclaje.


No hay comentarios:

Publicar un comentario