lunes, 21 de noviembre de 2011

Subconsciente

Descubrir una gran mentira supone no solamente sufrirla sino cuestionar todas las "posibles" verdades anteriores y tal vez mutilarlas. Una vez rota la cuerda nada la recompone. Por eso existen dos maneras de continuar: borrando los recuerdos o viviendo sólo en ellos. En mi opinión, la verdad no deja de ser una cuestión de confianza.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario