martes, 20 de diciembre de 2011

Ahora que sé boxear

Ahora que sabe boxear, no volverá a abrir los dedos para pedir sino, cerrará los puños para pintar de adviento el cuerpo del fantasma y cada una de sus abominaciones: más tarde que temprano se verán en un ring sin árbitro.



lunes, 19 de diciembre de 2011

Desde el principio al fin para llegar al principio

In gyrum imus nocte et consumimur igni.
Dante

¿Que habría sido del viento o del grito o del estruendo de no haber tenido lugar el portazo?, ¿Que habría sido de los cristales si la puerta hubiera sido de madera o corrediza o si no existiera?; ¿Que habría sido de la taquicardia de haber sido el testigo sólo un muñeco de cera o el habitante una pequeña rata o de ser un anciano sordo o de haberse pillado con el golpe enfurecido los dedos?, ¿Y si el grito provocó el portazo y el viento huyó con la corriente y la taquicardia fue el miedo vestido de albornoz? ¿Que pasaría siquiera si en presente exisitiera la respuesta y desmontara la teoría de la corriente, el portazo y del inquilino? ¿Y si el condicional fuese o es presente y el presente casi siempre es o sería condicional? Vivir palíndromos es algo insultantemente habitual.

domingo, 18 de diciembre de 2011

The role I've been given

Just cause you feel it doesn't mean it's there
Just cause you feel it doesn't mean it's there
There's always a siren singing you to shipwreck (don't reach out, don't reach out)
Radiohead. Hail to the Thief.


Le miraba y admiraba desde su jaula cada mañana durante las ocho horas de trabajo. Conocía cada movimiento o tick de memoria y sabía en qué momento le abriría la delgada puerta para inyectarle el líquido prematuro. Incluso cuando su tono de voz era rudo, sabía que, cuando la abrazase, estaría en un lugar seguro, a pesar de las prisas o del dolor de la punzada en su cuerpo rasurado. Cada mañana sentía el sonido de los pasos que se movían dispersos o madurados de unas probetas a otras, del ordenador a la cafetería o de su jaula a la vecina. Habría podido escapar en cualquier momento, sabía como romper aquella pequeña trampilla con los pequeños y afilados dientes, mas no quería. Hasta el último segundo quería acompañarlo en el camino, en el proyecto, en los madrugones y en los viajes a congresos infructuosos. Era una parte de él y eso le hacía importante. Un día, cuando vinieron a desmantelar el laboratorio, sintió su mano más fría que nuna, su frente blanca y su mente distante; elevó su cabecita lo máximo que le fue posible y le miró fijamente para enviarle el mayor te quiero que un ser sin lenguaje podía enviar, se acurrucó en su palma y dejó que el sueño le despidiera de su amor.


jueves, 8 de diciembre de 2011

Cécité

Me escuece mirar cuando la realidad es arrogante y borroso el auto-definido blanco o negro del amor o de la amistad. No puedo abrir bien los ojos cuando abro bien los oidos. Me sangra el lagrimal de adorar a dioses mortales...no sirvo para súbdito ni afiliada, ni acólita, ni fan. Con vista cansada, prefiero establecerme ciega.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Rosse Buurt

Ya ha salido mi primera colaboración en la revista http://www.revistaperiplo.com/ sin duda, e independientemente de mi granito de arena, la revista tiene muchísimo que ofrecer...

En la ausencia está el sonido de la azotea carmín. Bajan gusanos hasta la grieta vertical y penetran en el cuarto trastero ornamentado con Leds alucinógenos, lamparitas y visillos de plástico. El timbre enloquecido anuncia la llegada del mediodía entre falos urgentes y servicios Express. La odia y ama. Brazos hacinados caen hasta destruirse en un tumulto de irritación sin pausa en el ático, el ritmo de la espuela sobre el dorsal. Placajes girando el alma y la tarjeta de crédito y una pequeña ninfa corre grotesca hasta rasgarse el camisón. Lo coge de la mano.  (...)

El resto en la Revista Periplo...