martes, 20 de diciembre de 2011

Ahora que sé boxear

Ahora que sabe boxear, no volverá a abrir los dedos para pedir sino, cerrará los puños para pintar de adviento el cuerpo del fantasma y cada una de sus abominaciones: más tarde que temprano se verán en un ring sin árbitro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario