lunes, 19 de diciembre de 2011

Desde el principio al fin para llegar al principio

In gyrum imus nocte et consumimur igni.
Dante

¿Que habría sido del viento o del grito o del estruendo de no haber tenido lugar el portazo?, ¿Que habría sido de los cristales si la puerta hubiera sido de madera o corrediza o si no existiera?; ¿Que habría sido de la taquicardia de haber sido el testigo sólo un muñeco de cera o el habitante una pequeña rata o de ser un anciano sordo o de haberse pillado con el golpe enfurecido los dedos?, ¿Y si el grito provocó el portazo y el viento huyó con la corriente y la taquicardia fue el miedo vestido de albornoz? ¿Que pasaría siquiera si en presente exisitiera la respuesta y desmontara la teoría de la corriente, el portazo y del inquilino? ¿Y si el condicional fuese o es presente y el presente casi siempre es o sería condicional? Vivir palíndromos es algo insultantemente habitual.

3 comentarios:

  1. Mil maneras de interpretar y mil maneras de amar.
    A ti también te quiero un poquito...porque, aunque no nos vemos, conectamos muy a menudo. Un abrazote de unos y ceros!

    ResponderEliminar
  2. Cantamos porque el sol nos reconoce
    y porque el campo huele a primavera
    y porque en este tallo en aquel fruto
    cada pregunta tiene su respuesta

    cantamos porque llueve sobre el surco
    y somos militantes de la vida
    y porque no podemos ni queremos
    dejar que la canción se haga ceniza.

    ResponderEliminar
  3. Gracias LALY...nos veremos pronto, supongo...ahora ando a carreras intentando terminar algo que fue para mi muy importante del 2011 pero que ha de marcharse para el proyecto de 2012 y tiene que irse en cuatro dias...un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar