jueves, 9 de febrero de 2012

He descubierto que el miedo tiene rostro y no es feo, ni agrio, ni rudo. El miedo es entero y tiene cuerpo. Sé que es el miedo porque no se mira fijamente, no lo miro. Aún así, me preparo pues, espero que algún día me rete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario