miércoles, 29 de febrero de 2012

A perfect technique

Todo comienzo es como el niño que aprende a hacerse los lazos de los zapatos. Todo empieza por coger bien las puntas y separar las cuerdas. Una vez distanciadas las dos cordoneras todo se precipita hasta un movimiento de curvas, subidas, bajadas y tirones. A veces ocurre que una de las puntas queda más larga que otra, que el nudo no queda prieto o que ni siquiera puede deshacerse y las cordoneras siguen colgando. Se intenta una, dos, tres veces con impaciencia, desesperación, muchas quejas y algunos enfados especialmente los sábados por la mañana antes del partido del cole. Sin embargo, en el momento que empieza a salir sin ayuda y que uno puede ponerse en pie sin tropezar con la propia técnica, todo es único y perfecto. Poco a poco se trata de perfeccionar la atadura y de hacerla tan duradera como fácil de deshacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario