domingo, 11 de marzo de 2012

Y aunque los pies no quieran



Y aunque los pies no puedan,
y el corazón enmudezca,
algunas almas nunca dejan de bailar...


No hay comentarios:

Publicar un comentario