lunes, 30 de abril de 2012

En esa boca a medio de todo y a medio de nada, en el intento del miedo y en el gancho de lo incierto: una vez cosidas las sonrisas, arrinconado de sospecha. Espía dicen, en la falta de locura o en ausencia de pasión. En ese patio de vecinos a medio decorar, en la ráfaga de aire nuevo, en la frescura de un intento.


Al vacío

El espacio es pequeño, cristalino, silencioso. Nada más introducirse piensa en los cuadernos que siempre pinta saliéndose de las líneas, en las ceras rotas de su caja y en las plumas cuya tinta ha ya destrozado; en las trenzas de algodón sobre las cartulinas y en sus brazos, en los cuentos, siempre en palabras... Está dentro sin saber apenas desde cuando, sin escuchar más que una única música de murmullos convertidos en pasos y silencios donde no hace frío, donde no pasa calor. Sin poder cortarse, con las desgastadas tijeras azules, pega la historia con una barra a punto de extinguirse pero tiene fé. La burbuja adormece lentamente, lentamente...y existe la calma. La nada coge forma de botella donde salir es lo difícil. No existe el líquido ni la noche. El padre y la madre es sólo un recuerdo cansado. Todo corre en un chasquido donde, al levantar los brazos, ha de quedar finalmente envasado.

sábado, 21 de abril de 2012

Goaàn

Ha desaparecido. Llamó, dicen, a las siete de la mañana, pero ya no existe. Los pocos pares de zapatos que dejó forman parte de una caja en el callejón de la basura y no hay rastro de su gato. Un libro o dos con anotaciones suyas han aparecido en la azotea doblados y húmedos del rocío. La puerta de su ático está abierta y no quedan apenas muebles con la excepción de un sofá hundido  y de una mesa de madera con quemazos en algunos bordes. El espejo está tumbado en el suelo. El ascensor no huele más a ella y el buzón aparece repleto de cartas sin remitente. Ha desaparecido. Viajó, dicen, a las 10:45.


lunes, 16 de abril de 2012

Désir de changer

(...) Cette vie est un hôpital où chaque malade est possédé du désir de changer de lit. Celui-ci voudrait souffrir en face du poêle, et celui-là croit qu'il guérirait à côté de la fenêtre (...). A. Tabucchi.

P.J.H


Anywhere out of the world

(...)Y entonces cuelgas, sales a la calle, ni se te ocurre volver a casa, sabes perfectamente que sonaría el teléfono, tú lo dejarías sonar una, dos y tres veces...(...).
Pequeños equívocos sin importancia.
A. Tabucchi.

P.J.H

Anywhere out of the lies


(...) Cómo van las cosas. Y qué las conduce. Una nimiedad. A veces puede comenzar con una nimiedad, una frase perdida en este vasto mundo lleno de frases, de objetos y de rostros, en una gran ciudad como ésta...(...).
Anywhere out of the world.
Pequeños equívocos sin importancia.
A. Tabucchi.

P.J.H

jueves, 12 de abril de 2012

Si fuera proporcional la imaginación al alcance de las circunstancias, algunos habrían conseguido llenar de agua aquellas bolsas de plástico con sólo un agujero, evitando así la austera deshidratación de los sentidos y la estúpida vanidad de los comunes.

martes, 10 de abril de 2012

Time break


No se ha dado cuenta pero está jugando de nuevo. Dijeron hace unos meses que en su caso lo importante era querer al menos participar. Ahora compite y dudo mucho que pierda el trofeo a menos que su valor sea mucho menor al de su tasación inicial asignada...en el caso de que fuera tenista, la pelota está en su campo y está pensando demasiado cómo hacer ese último saque...

Heavy Cross

No lo sé o no entiendo eran casi siempre sus únicas frases con la pequeña variable de puede que si o y por qué. En las conversaciones, el reto estaba en alargarlas unos segundos antes de que perdiera los nervios o las manos, yo poco podía hacer a esas alturas -temprana edad de doce años- a parte de explicar esto a los nuevos alumnos o profesores y de darles las pautas para que las horas se pasaran para él y para ellos más rápidas. Muchas veces insistí en hacerle crear un imaginario distinto repleto de nuevas palabras o dibujos y hasta garabatos, frases subordinadas larguísimas omitiendo incluso la puntuación o recordándole que hasta en la música y el deporte el "ser" retumbaba y se hacía presente pero, al cumplirse el minuto 2 había aniquilado a base de carpetazos, gritos e insultos toda paciencia y fé en el cambio... al menos yo, albergaba aún cierta esperanza pues seguía investigando trucos, sorpresas e imágenes para captarlo...debía de ser de los pocos pues, por desgracia, si las cuencas de sus ojos aparecían moradas desde primera hora de la mañana todo parecía bastante inútil...