jueves, 12 de abril de 2012

Si fuera proporcional la imaginación al alcance de las circunstancias, algunos habrían conseguido llenar de agua aquellas bolsas de plástico con sólo un agujero, evitando así la austera deshidratación de los sentidos y la estúpida vanidad de los comunes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario