martes, 1 de mayo de 2012

Cuando la criatura abra sus ojos

(...) And I tried hard, closing my eyes as if that would help, opening my mouth to minimize the sound of my breathing, but in the end I had to tell her I'd failed. "How about you?" I asked (...).
Oh, I'm so tired.
R. Yates

No. No me llames a estas horas. Podemos hablar antes de comer en la plaza de siempre. Ni siquiera es necesario asegurarnos de que la ropa nos quede bien, el peinado sea el correcto o de ducharnos de nuevo. Iré andando aunque llegue tarde, ya lo sabes y tú no querrás pagar la zona azul. Puede que hoy compre el periódico pues tendré mucho tiempo libre cuando dejes de hablar y creo que tu madre no me llamará pasado mañana para la comida de tu primo. A partir de ahora, no tendrás que encargarte de reciclar mi basura ni yo pediré más disculpas a los vecinos porque tu ensayes con el piano. Ya te veo aparecer por la esquina:

-Has descansado?, te encuentras mejor?-.
-Claro, sólo eran los nervios de la entrevista-.
-Y cómo crees que ha ido?-yo diría que bien aunque no creo que me llamen...
-No te preocupes, te invito a comer, tengo una sorpresa-.
-Sorpresa?, ahora?-.
-Ya he encontrado piso...-
-Lo dices en serio?-.
-Si...en la zona norte!!...hay que celebrarlo... contento?-.
...
Ya te cojo de la mano. Aprietas, demasiado. Por la avenida el ruido me hace desconectar y ya de poco estamos seguros. No llevo el periódico y tu madre suena en tú teléfono. Compraré un silenciador para el piano. Te miro de reojo y casi pareces otra persona...me hablas de los pantalones aquellos que tinté en la lavadora y te ries, piensas que podrás aguantar dos meses más mis mentiras o tal vez mis inseguridades y yo, pues te dejo. He comprado un manual para reciclar en casa papel...


No hay comentarios:

Publicar un comentario