domingo, 13 de mayo de 2012

Edie

No aprendí nada, apenas nada, genio.
El tiempo, dices, es una gran obra de arte sin remuneración.
¿Tus musas? Dame un cigarro y dos copas y no sabrán venir.
No aprendí nada, no aprendí nada genio.
Mejoré los peinados sin lazos y el negro en mis ojos.
Si alguna vez tuve talento también por tí lo aparqué.
Pero no aprendí nada, no aprendí nada amor.
No gracias a tí.
Hubo un tiempo que lo vi crecer, amor...
hablo de tu ego,... más tarde, la realidad era indiferencia.
Cuajaste el reconocimiento con la enajenación y eras un Dios...
Yo saltaba y reía...muchos días no tenía donde ir.
Caerse  y perderse.. pero, ¿a caso no sonreía o no te adoraba lo suficiente, genio?
Donde hay jugo, se trata de exprimir, no lo niegues, amor.
Tú, pusilánime!!! qué decirte amor...
sólo tú tienes la respuesta, la que espero algún día moleste a tus horas de sueño.
Pon una cinta nueva, cariño. Mira a la cámara y di lo que tengas que decir...
Pero yo, yo...
 No aprendí nada, amor, no aprendí nada de tí.


2 comentarios:

  1. precioso Puri ¡¡¡¡¡¡¡¡¡ escribes con una delicadeza de la que ya sabes yo carezco :( A ver si me contagias algo :)

    ResponderEliminar
  2. Eso no es cierto David, tu tienes otras talentos aunque no tengo muy claro si es el del mónologo, jaja...de cualquier modo,agradezco tus elogios como siempre...

    ResponderEliminar