martes, 15 de mayo de 2012

Wrinkles-Arrugas

Unos cuantos bastantes ojos entre rojos y morados salían el pasado viernes de la sala con lentitud y convertidos a la religión del momento presente. Hay que vivir para tener algo que olvidar, que perder... La documentación de la película, impecable. Las residencias de mayores, las residencias para enfermos mayores, la antesala de una muerte desinfectada y aburrida, el parking de los problemas...Esas residencias que cualquiera que haya trabajado en ellas -me- puede identificar como clónicas, hospitales suavizados, llenas de infraestructuras secas, de tres pisos y piscina, de salas con televisión y sillones simétricamente colocados, cuadriculadas, aburridas, de verde prefabricado, con apenas actividades lúdicas o de integración con la población de alrededor, es mejor esconder la miseria -y tener botiquines de plástico y pastilleros bien diferenciados y una alarma para no hacer demasiado caso-, deberían hacerse tours por sus instalaciones sin previo-aviso como la visita a un museo de ciencia natural...

El diagnóstico del Alzheimer es el que es...Es necesario romper el huevo para mostrar lo que se puede aprovechar...sin olvidar que la imagen del deterioro no es la persona que fue o que le hubiera gustado ser de no toparse con esta putada en forma de enfermedad. Familiares y pacientes como espectadores. Enfadarse con el olvido o con la mala suerte no sirve de nada, mejor reirse con acento argentino y pensar que los dibujitos además de entretener son pedagógicos, algunos humanos necesitan sobredosis de empatía... Precioso documento en trazos y colores, desgarradora evolución, fractura con el mundo al que le dedicaron gran parte o toda su vida los que mañana seremos la mayoría de nosotros...Unos cuantos ojos entre morados y rojos salían de la sala con lentitud convertidos a la religión del momento presente.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario